El espacio de la Memoria permanece atrapado en los rincones de nuestro silencio, de nuestra soledad, sin que el olvido pueda desdibujar para siempre los recuerdos que, de manera inexplicable, perduran aferrados en sus calles, en sus casas, en sus aromas, en sus escondites, en sus miradas, en sus vacíos... y, en ocasiones, en la nada... Bárbara Palomares Sánchez.

IMAGEN DE LA SEMANA

IMAGEN DE LA SEMANA
Antigua Fábrica de Cervezas El Águila (Madrid) Actualmente Archivo Histórico Regional de la Comunidad de Madrid

lunes, 28 de mayo de 2012

LA SALA 18 DEL MUSEO BRITÁNICO: ELGIN Y LOS MÁRMOLES DEL PARTENON DE ATENAS.


             Cuando visitamos muchos de los grandes museos del mundo nos sorprende poder ver la cantidad de piezas provenientes de civilizaciones muy alejadas del lugar donde se exponen, al menos, a mí, siempre me ha sorprendido. Es una pregunta que me asalta al ver alguna de esas piezas u objetos, me apasiona indagar sobre su procedencia y el periplo que debió atravesar hasta estar expuesta en alguno de estos grandes museos pero, en muchísimas ocasiones me resulta prácticamente imposible poder averiguar ese apasionante viaje que intuimos debió realizar la obra hasta su destino final. 

             Es muy complicado que los museos den esa información al público en general, aunque sería de agradecer ya que facilitaría la comprensión de muchas de sus piezas, pero la procedencia no siempre legal impide a los museos ofrecer esa información. Pero no solo el público en general está privado de esa información, el investigador profesional tampoco tiene medios y manera de poder acceder a dichos datos…, aunque se ha reclamado en numerosas ocasiones la utopía de que los museos vuelquen en una base de datos esta información.

Retrato de Lord Elgin


                Cuando visitamos la Sala 18 del Museo Británico de Londres nos “sobran” todo tipo de cartelas, todo tipo de información sobre su procedencia u origen, todo visitante que se enfrenta a esa sala, conoce perfectamente de donde provienen los mármoles que tiene ante si mismo.

                Esta sala tiene el privilegio de albergar y conservar los mármoles más famosos del mundo, envueltos siempre de esa polémica reclamación por parte de su país de origen, de Grecia. Pero la Grecia que esculpió aquellos mármoles en el Partenón de Atenas difiere en demasía de la Grecia actual y, así también lo debió pensar Lord Elgin cuando “desmontó” los frisos y los trasladó destino Londres.

Sala que alberga los mármoles de Elgin


                La historia del traslado de los mármoles hasta el museo británico es por todos conocida; durante la estancia de Lord Elgin en Grecia, bajo el poder turco en el siglo XIX, el diplomático inglés obtuvo permiso de las autoridades turcas para realizar copias de las esculturas que encontrara en la Acrópolis de Atenas.

Durante los vaciados, Elgin y su equipo de arqueólogos se percataron de la relevancia e importancia de las piezas que estaban copiando, principalmente de las esculturas del Partenón griego; sin dilación solicitaron permiso a las autoridades otomanas para desmontar y trasladar las piezas a Londres pero obtuvieron una respuesta negativa aunque, tras sobornar a las autoridades turcas pudieron sacar las piezas en barcos de la armada británica con destino Londres.

Mármoles de Elgin


No entraremos en detalles sobre la forma de “desmontar” los frisos del Partenón, simplemente apuntar que los métodos no fueron del todo apropiados, empleando sierras para cortarlos, también tendríamos que apuntar aquí que las metodologías arqueológicas eran considerablemente distintas a las actuales y que, tal vez si no se hubiera procedido a este traslado es posible que los mármoles no hubieran llegado hasta nosotros, nunca lo sabremos.

En 1939 los mármoles fueron vendidos al Museo Británico donde permanecen desde entonces, expuestos en la Sala 18 del edificio y, siendo uno de los mayores reclamos turísticos del propio Museo.

Metopa que representa la lucha entre centauros y lapitas.


Grecia no ha cesado en su intento de recuperar estos mármoles, esencia de su pasado pero la cuestión está en el aire desde hace décadas y, desgraciadamente hoy, la balanza se decanta por el lado británico…, ¿Está Grecia preparada para poder mantener y conservar este tesoro de la historia del arte mundial?

Les dejo a ustedes, lectores del Blog, abierta la respuesta para que dejen sus opiniones y podamos establecer un debate que parece condenado a no cerrarse nunca…


2 comentarios:

Mere dijo...

Hay tótems de los indios americanos en medio de la intemperie que se están pudriendo lentamente y la tribu lo acepta como parte de un ciclo de la madre naturaleza... una actitud radical que respeto. Cada pueblo debería poseer el legado de sus antepasados y ser dueño de su destino, aunque conllevara su deterioro.
Esquisito trabajo, muchas gracias.

E-ditaBlog dijo...

Hola Mere, muchas gracias por su aportación!! Yo sigo en ese continuo debate..., en ocasiones creo que estas obras deberían permanecer en el lugar de procedencia y otras..., pienso en la pérdida que habrían conllevado..., incluso me debato si debería estar ya no solo en el país de origen sino en el espacio para el que fueron concebidas..., los edificios decía Ruskin deberían dejárseles envejecer la famosa ruina poética mientras Viollet apostaba por su restauración. Lo que si es cierto es que debe ser impresionante visitar el Partenón y poder ver esos mármoles allá expuestos, pero es imposible ya que serían acogidos por el Museo que construyeron en Grecia casi para albergarlos... y es entonces cuando me cuestiono si deberían regresar..., Mil gracias Mere por su aportación!! Le estoy agradecida por su comentario y por recordarnos algo importante que todo tiene un proceso de envejecimiento y que éste forma parte de la memoria de los pueblos...

Publicar un comentario en la entrada

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Macys Printable Coupons